martes, 3 de julio de 2012

RAE y "manga"... no cuajan (1/2)


Esto, damas y caballeros, es una captura de pantalla. Para todos aquellos que no os hayáis enterado aún y que dudáis de mi palabra (cosa que os animo a hacer, porque a saber si un día me equivoco o me da por trollear), esta es la definición (no definitiva, por suerte) que le da la RAE al género que muchos de nosotros conocemos. 

Analicemos, paso por paso, esta "magnífica" (ironía) definición. 

1. Género de cómic de origen japonés... (empezamos bien, correcto. Me parece muy acertado que se diga que el origen es japonés pero que no lo limite, ya que el manga se está extendiendo internacionalmente).  
2. ... de dibujos sencillos... (uuh... esto ya tiembla un poco. Vamos a ver, analicemos la definición de "sencillo")


Mi pregunta para los señores/as que han redactado la definición de "manga" y se han quedado tan anchos con la palabra "sencillo" es si han visto dibujos tales como:

(Fruits Basket, Tsubasa Reservoir Chronicle, 20th Century Boys, Vagabond)

Porque en serio, si tan sencillo es, que hagan el favor de salir en público (o, mejor, grabarse en vídeo y subirlo en Youtube) para demostrarnos lo "sencillo" que es el dibujo manga. 

3. ...en el que predominan los argumentos eróticos, violentos o fantásticos. (Hay tantos géneros en el manga como los hay en la literatura y en el cine. ¿A cuántos les tacharían de herejes si proclamaran que en la industria del cine predominan las películas pornográficas?)

¡Claro que existen los argumentos eróticos, violentos o fantásticos! Pero también hay mangas históricos, ficción y no-ficción, géneros infantiles y de adultos (que no pornográficos). Y, debo añadir, que casi todos los violentos que una servidora conoce (los primeros que me vienen en mente son los míticos: Dragon Ball, Yu Yu Hakusho, Kinniku-man) son series de lucha en los que el argumento es el clásico: el bien lucha contra el mal y finalmente vence (con sacrificios, está claro, ¡cuántas lágrimas habré derramado por Krillin!)


Creo que acabo de demostrar, al menos un poco, que la RAE está muy equivocada. Ni los dibujos son sencillos ni en el tema predominan los argumentos eróticos, violentos o fantásticos. 

Y quiero dejar claro que ni siquiera me considero una "otaku" o una "friki" del manga (ahora mismo, hace cinco años os hubiera dicho otra cosa).