martes, 1 de junio de 2010

Los años pasan

Hola a todos de nuevo,

Han ocurrido tantas cosas en el transcurso de este año pasado.
El año pasado me desperté este mismo día en Tokyo y el mundo era mío, las decisiones mías, y mi sueño era mi realidad. No estoy diciendo, claro está, que mi vida era perfecta, ni que ahora sea espantosa; simplemente era distinta.

En estos momentos, lo que me ocurrió ese 1 de junio le ocurría a otra chica, y que una servidora se ha quedado aquí en stand-by.

Es como los saltos temporales, como vidas alternas, universos paralelos.

¿Me he hecho mayor? ¿He aprendido cosas? ¿He madurado? ¿Me he vuelto más adulta?

Si me colocase a mí misma ahora y hace un año, ¿cambiaría? (sin contar ropa, peinado, etc.) ¿Notaría una diferencia?

Antes reía y ahora sigo riendo, ¿es lo mismo? ¿Sonaría igual?

1 comentario:

LNS dijo...

Mhh, Ishikawas paralelas... interesante cuestión.

Ahí probablemente entrarían las teorías disposicionales para explicar parte de lo que tú dices, pero lo cierto es que yo tengo mi teoría propia para esto: ahora tus miras son más grandes y el mundo en el que te mueves se ha quedado en cierto modo algo pequeñito, no digo que claustrofóbico, pero desde luego es la diferencia entre viajar con un tres puertas o con un monovolumen, cada uno con sus ventajas y con sus inconvenientes.

;) y si tus miras son más grandes, eso significa que tu forma de ver el mundo es distinta, y que en cierto modo eso te ha hecho mayor.

De modo que mi punto de vista es que sí, eres distinta, pero no a un nivel tanto a nivel de comportamiento sino de conocimiento propio: has podido ver, cosa que muchos no tenemos la oportunidad de hacer, cómo eres tú en un entorno radicalmente distinto. Lo que hagas con esa información es algo que queda entre tu y ti misma.