lunes, 28 de diciembre de 2009

¿Holaaaaaaa? Esto no es una competición, guapa.

Estos días han hecho que esta Navidad sea bastante más estresante de lo habitual, y voy a hacer un resumen rápido del por qué.

Ha venido Robert, y pese a que en un principio me daba algo de miedo porque no tendría mucho tiempo de pasarlo con él (por deberes y muchos extras) la verdad es que puedo decir con toda honestidad que me alegro. No como otros, es capaz de entender cuándo tengo tiempo y cuándo no, y si le digo que tengo prioridades no se coloca a sí mismo en cabeza cuando sabe que quiero sacarme esta estúpida licenciatura de encima cuanto antes.
Y admitámoslo, tiene una paciencia *de santo*. Porque los que me conocen lo saben, ¿eh, LNS? Cuando me pongo histérica no hay quién me pare. "I'm so annoying I annoy MYSELF!"

Por ejemplo, después de pasarnos el día del 25 encerrados en casa con las mantitas, la calefacción, y un vaso de té cada pocas horas y la comida magnífica que sabe cocinar, y un malentendido que poco tenía de malentendido con mi madre...
Cuando vio que las cosas iban a seguir el mismo, exactamente el mismo ritmo durante el 26, me arrastró fuera de la casa para que me diera el aire. Y creedme, me *quejé*. Pero me alegro de haber salido, porque el aire me sentó bien.

Después vinieron las invitadas de mi madre, la madre y la hija. La madre iba a quedarse con la mía mientras yo me quedaba con la hija en el piso, pero lo que mi madre ignoró pese a las mil veces que se lo dije: "Estoy hasta el cuello con faena de la Uni, así que no puedo entretenerla todos los días".
Ella no se lo tomó ni siquiera un poco en serio, así que cuando el mismo día de venir ella me dijo "Quiero que la lleves todos los días a BCN y que comáis fuera"...
Sí, esa misma cara fue la que puse yo.

(Porque no os lo perdáis, el último día de curro, cuando en teoría es cuando me pagaban el mes, me puse fatal -apenas me podía mover de la cama- por culpa del estrés acumulado)

Discusiones, llamadas de teléfono, sms, colgándome... no fueron unos días muy agradables (y suerte, SUERTE de Robert).

Pero ayer cuando fui a verlas mi madre ya se había calmado, y la hija se ha quedado esta noche a dormir al piso (hemos acordado que no se quedaría todas las noches, pero a ver cómo sale eso).

Ah, ¿el título? xD Eso es porque mi madre insiste en que está estresadísima y que no tiene tiempo, y cuando le pregunté -indignadísima de la muerte xD- que si se pensaba que eso era una competición por ver quién estaba más estresada, me dijo que sí.

Increíble xD

Ciertamente, ¡Felices Fiestas!

2 comentarios:

Carolina Bensler dijo...

Aishh nena, ánimos, y en serio, tómatelo con calma. El estrés es jodido y cuando revienta puede petar por cualquier parte, y te lo digo por experiencia (y llevo ya unos tres años con el problema y es crónico para más inri) :(.

Un besote, cariño y de un día de estos no te escapas que te llame, jodía xDDDD.

LNS dijo...

Ai, mi pobre Ishikawa... conociéndoos a ti y a tu madre... sabes que estoy de tu lado, y que si es necesario le morderé la oreja a quien haga falta (aunque será una imagen francamente ridícula, pero si te hace reír yo lo hago XD ).
Y ya si la mujer hubiera dicho que organizar su vida social es demasiado duro era como para tirarla por el hueco del ascensor... y Robert sería el que abriría la puerta, fijo.

Venga, descansa, cielo, y a ver si cuando nos veamos estarás más relajada (MUCHO más relajada).