miércoles, 17 de diciembre de 2008

The best fortune

"Bueno, aunque me elijan, siempre puedo decir que no" fue el primer pensamiento que tuve cuando escribí el formulario de solicitud de esta beca. Pese a que no es un pensamiento del que estoy orgullosa, fue lo primero que pensé que me embarcó en esta gran aventura.

Soy feliz.

No sé quién de vosotros sabe qué y cuánto sobre mí, pero ahora puedo deciros a todos, quienes me conozcáis y quienes no, que ahora comprendo lo que significa ser feliz. Por suerte o por desgracia no sólo conozco la dicha (es por no repetirme) sino también la desesperación, la desesperanza, muchos, muchos sentimientos negativos.
Supongo que es por eso por lo que he convertido en una "junkie" de la felicidad.

Ahora soy capaz de sonreír sin motivo alguno. Muchas veces, por la mañana, mientras voy en tren (sí, ese tren llenísimo de gente donde apenas se puede respirar y que por norma la gente detesta) y paso por entre Kawaguchi y Akabane (hay un río enorme y precioso), me llena una sensación de euforia inenarrable. Sin motivo aparente alguno, simplemente me siento embriagada, como si me estuviera ahogando en mi propia felicidad. Y sonrío, sonrío tanto que a veces me pregunto qué demonios estará pensando la gente. Pero ya me ha igual, ¿qué más da?
Y pensar que la felicidad me daba miedo...

... ahora tengo la sensación de que nunca será suficiente. Quiero más, más, más, como si estuviera adicta. Y creo que la felicidad es una adicción de la que no deseo deshacerme. Aunque eso significa que cuando caiga me caeré desde lo más alto y probablemente caiga hacia lo más bajo (ya me pasó), prefiero vivir una montaña rusa de emociones a vivir una vida apagada, gris, monótona, aburrida. No hay nada que me haga sentir más impotente que el aburrimiento.

Aunque duerma poco y mal, aunque los exámenes me vayan mal, aunque me discuta, aunque me frustre, siempre, siempre soy capaz de volver a sonreír a la primera. Sólo tengo que mirar a mi alrededor. He comprendido que estoy enamorada de Tokyo, realmente enamorada de este lugar. Creo que ahora soy capaz de comprender un poco lo que la gente llama "amar la patria" (o como lo llamen, creo que he perdido mi español, jaja).

La primera semana que estuve aquí (madre mía, de eso hace ya 3 meses...) fui a Asakusa con las Wasabi Girls y unos amigos. Allí saqué un OMIKUJI, que son unos palos colocados en una caja (vertical) que tienes que remover, y luego tienes que sacar el palo de un pequeño agujero. Ese palo tiene un número, y luego la miko (sacerdotisa) te da el papel donde está escrita tu fortuna.

Imaginaos mi alegía cuando vi:

THE BEST FORTUNE

Y es cierto.

Aunque no todo me ha ido bien desde que estoy aquí, he experimentado más de una vez, más de una vez por día, siempre, siempre, este sentimiento de bienestar. Me ha costado, pero aquí estoy.

Y ¿qué es lo que me ha inspirado para escribir este post?

Pues los nuevos acontecimientos. Algunos lo sabéis, otros no... pero hace poco empecé a buscar un nuevo piso donde vivir y por cosas que no voy a narrar aquí decidí pararlo y seguir donde estoy ahora. ¿Y qué es lo que pasa entonces? Pues se me abre una puerta (¿y vaya puerta, eh, Alison?).

Me mudo.

¿Recordáis a Diana, la amiga de mi madre que me invitó a cenar? Pues el fin de semana pasado me trajo a cenar a casa de una familia alemana-japonesa donde celebraban una fiesta. Allí conocí a los niños, Sophie (9 años) y Michele (2 añitos). Después de hablar con todos, le pregunté a la madre (Akiko) si necesitaba canguros para los niños, y me dijo que sí. Y así me logré un arubaito (trabajito). Dos minutos después, me ofreció irme a vivir con ellos.

Tienen la casa donde viven, y además están alquilando otro piso que usan para tener espacio de más (pero tenían pensado en prestársela a otros, además, para cuidarlo, porque apenas se pasan por allí) y como imagino que sabían por Diana que estaba buscando un nuevo sitio, me insistieron en irme con ellos (supongo que les caí muy bien, ¡y que fuera la misma mezcla que sus hijos me dio minipuntos extra, jejej!).

Ayer hice de canguro por primera vez a Sophie, y ¡qué bien me lo pasé! Y me quedé a dormir en el piso por primera vez... ¡qué gozadaaaa! Adoro ese piso, me encanta. Es grande, grande, grande (al menos, para una sola persona, jaja). Y las condiciones de vivienda (alquiler y tal) son insuperables.

¡Me mudo el 10! ¡El 10!

Es cuando me pasan estas cosas por las que me alegro mucho, mucho de no haberme rendido nunca, ni durante mis peores momentos.

Como he dicho muchas veces, he luchado mucho para llegar donde estoy ahora.

6 comentarios:

Laura dijo...

Me alegro de haber entrado en tu blog. Últimamente estoy que no paro (ahora ya habrá más relax, la semana que viene terminamos ya...), mi vida es más caótica que nunca y estoy muy cansada, pero me alegra ver que tú estás bien. A menudo nos tienes preocupad@s porque tus e-mails tardan cada vez más en llegar (me imagino también que por falta de tiempo, don't worry ;)), pero suerte que aún nos queda el facebook, el fotolog, el foro, el msn, el gtalk... en serio ¿qué haríamos sin internet? xD
Pues a lo que iba, que me alegro de que seas tan feliz, que te lo has currado mucho por estar donde estás y que, sin lugar a dudas, te lo mereces.
Por Barcelona no hay muchas novedades; hoy finalmente me he comprado los billetes para Santander :), queda poquito para navidad, veré a mis amigos de Barcelona para estas fechas, Maria y yo queremos ir a Lleida el día 3 de enero y... life goes on ;)
Tengo ganas de pillarte un día de estos por el msn y hablar, que tengo la sensación de que no tenemos una buena conversación desde hace demasiado.

Espero que hablemos prontito :)
Te quiero,

Lala*

JYSLA dijo...

Si tú eres feliz, yo soy feliz... kissu!(Siento que el comentario sea tan corto, pero estoy muy cansado :P, el CAP no perdona).

Carolina Bensler dijo...

Ay que me da que tu ya no vuelves.. o si vuelves, volverás a irte seguro. Tengo esa sensación desde antes de irte xDDD.

No sabes cuanto me alegro de que seas feliz ^^.

Marina dijo...

no sé quién se alegra más de que te mudes, si tú o yo XD

aiiiiiiiiiiins, qué ganas tengooooooooooooooooooo!!! me alivia saber que podré ayudarte con la mudanza ^^ qué ganas tengo de verteeeeee ^3^

PD: se lo has dicho a minoru y a las otras?

*·Gemma·* dijo...

:) M'encanta veure't així de feliç! :D T'ho mereixes!!!
Suposo que aquesta felicitat és la que se sent quan estàs vivint aquell somni que tant has desitjat al llarg de la teva vida (i la teva lluita) i, per fi, l'has aconseguit! :)

Un petonàs, més que guapa! A disfrutar! :)

PD:t'envio un e-mail quan pugui xDD

L'n'S dijo...

¿Y el mayordomo que te abrió la puerta ya se te ha insinuado? LOL

(soy Alison, tranki)