lunes, 29 de diciembre de 2008

El menú de hoy es... Navidé a la japoné (xD)

No, no me estoy riendo de los franceses... Bueno, vale, pero sólo un poco, que se me ha ocurrido y me hace gracia xD No es un título con ánimos de ofender ni nada, ¿eh?

Ajem.

¡¡Estoy en Fukuoka!!

Y, vs el año pasado, ¡esta vez sí que me entiendo mejor con mi familia! xD No es que nos lleváramos mal ni nada, en absoluto, pero ahora entiendo mejor lo que me dicen y podemos tener conversaciones largas e interesantes sin tener que mirar cada dos por tres en el diccionario (y ahora tengo uno electrónico, y eso facilita mucho las cosas, phew).

¿Cómo celebran los japoneses la navidad? Hmm... Pues no lo sé xD Yo lo he celebrado a là Ishikawa. El 24 por la tarde me fui sola a Tenjin (es la parte ciudad-ciudad-topedemetrópolis de aquí) a comprar un par de cosas y el 25 por la mañana...


... ¡¡¡¡Con la familia al Onsen, sí señor!!!


(no es una foto de este año, sino del año pasado, pero era el mismo Onsen -ese día no llevaba la cámara encima)

Antes de que nadie pregunte, no, no era mixto.

Qué gozada... hacía un frío que te morías (porque claro, es DICIEMBRE y estamos al AIRE LIBRE) pero el agua estaba CALIENTE y... **Sachi se derrite**
Vamos, una forma de pasar un 12/25 nueva, original, y ciertamente estupenda. Luego estuvimos haciendo turismo y me quedé luego en casa viendo anime (parece que no, pero todo eso CANSA) xD (ah, y me he dado cuenta de que pese a que como mucho más que antes, la comida es tan sana como dicen porque he perdido un poco de peso xD) (y no soy la única a la que le ha pasado).

Ah, y hoy he averiguado al fin cuáles son los mejores inventos de la historia: la electricidad, la silla, los masajes y los ordenadores. Todo eso culminado en un sólo objeto: la silla-masajeadora. Qué gozada, dios, me temblaban las rodillas cuando me bajé y todo xD

Aaaah, y más cosas sobre mi familia xD ¡Hoy he conocido a otra prima mía! Lo más divertido es muy *dish* xD Es que han venido a casa mi tía con su hija y las dos hijas de ésta (sí, todas mis primas -sólo tengo UN primo, y también- superan los 30 años xD soy la peque) y he tardado como hora y media en darme cuenta de que si era hija de mi tía es que era mi prima.
Nada, que me fui a casa de mi tía (la que digo) y estuvimos las cuatro preparando creppes en un juguete que acababan de recibir las niñas xD estaban ricaaaaas. Y conocí también a mi único primo, un aficionado del golf y de la PSP xD Se nota que es que corre en la sangre de los Ishikawa...

Ajem. Ah, y luego los tíos en cuya casa me estoy alojando temporalmente... (qué forma más rara de decirlo) que tienen dos hijas (primas), y la mayor vive con su family (marido, hijo de 4 y niña de 9 meses) y anoche vinieron y se quedaron a dormir. ¡Qué energía! xD Creo que es que le caigo bien a los niños, porque entre Sophie, Miki, Hiro (el niño), Chiharu (bebé) y Nana e Izumi (las hijas de la prima que he mencionado en el párrafo anterior)... xD me lo paso de un bien...
En serio, cualquiera diría que tengo 20 años.

Es una sensación extraña pero plenamente bienvenida, la de tener "una familia". No me malinterpretéis xD Sabía que existían, lo que pasa es que no los conocía, no sabía ni su nombre ni la existencia de los más pequeños, y ahora verlos, jugar con ellos y saber que compartimos un poco los mismos genes por aquí y por allá... es extraño, pero muy, muy bienvenido.

Y me lo paso genial con todos xD Quiero volver, no me he ido y ya quiero volver ^^

¡¡BAZAAAAI!!

PS. Creo que he vuelto a resfriarme xD

miércoles, 17 de diciembre de 2008

The best fortune

"Bueno, aunque me elijan, siempre puedo decir que no" fue el primer pensamiento que tuve cuando escribí el formulario de solicitud de esta beca. Pese a que no es un pensamiento del que estoy orgullosa, fue lo primero que pensé que me embarcó en esta gran aventura.

Soy feliz.

No sé quién de vosotros sabe qué y cuánto sobre mí, pero ahora puedo deciros a todos, quienes me conozcáis y quienes no, que ahora comprendo lo que significa ser feliz. Por suerte o por desgracia no sólo conozco la dicha (es por no repetirme) sino también la desesperación, la desesperanza, muchos, muchos sentimientos negativos.
Supongo que es por eso por lo que he convertido en una "junkie" de la felicidad.

Ahora soy capaz de sonreír sin motivo alguno. Muchas veces, por la mañana, mientras voy en tren (sí, ese tren llenísimo de gente donde apenas se puede respirar y que por norma la gente detesta) y paso por entre Kawaguchi y Akabane (hay un río enorme y precioso), me llena una sensación de euforia inenarrable. Sin motivo aparente alguno, simplemente me siento embriagada, como si me estuviera ahogando en mi propia felicidad. Y sonrío, sonrío tanto que a veces me pregunto qué demonios estará pensando la gente. Pero ya me ha igual, ¿qué más da?
Y pensar que la felicidad me daba miedo...

... ahora tengo la sensación de que nunca será suficiente. Quiero más, más, más, como si estuviera adicta. Y creo que la felicidad es una adicción de la que no deseo deshacerme. Aunque eso significa que cuando caiga me caeré desde lo más alto y probablemente caiga hacia lo más bajo (ya me pasó), prefiero vivir una montaña rusa de emociones a vivir una vida apagada, gris, monótona, aburrida. No hay nada que me haga sentir más impotente que el aburrimiento.

Aunque duerma poco y mal, aunque los exámenes me vayan mal, aunque me discuta, aunque me frustre, siempre, siempre soy capaz de volver a sonreír a la primera. Sólo tengo que mirar a mi alrededor. He comprendido que estoy enamorada de Tokyo, realmente enamorada de este lugar. Creo que ahora soy capaz de comprender un poco lo que la gente llama "amar la patria" (o como lo llamen, creo que he perdido mi español, jaja).

La primera semana que estuve aquí (madre mía, de eso hace ya 3 meses...) fui a Asakusa con las Wasabi Girls y unos amigos. Allí saqué un OMIKUJI, que son unos palos colocados en una caja (vertical) que tienes que remover, y luego tienes que sacar el palo de un pequeño agujero. Ese palo tiene un número, y luego la miko (sacerdotisa) te da el papel donde está escrita tu fortuna.

Imaginaos mi alegía cuando vi:

THE BEST FORTUNE

Y es cierto.

Aunque no todo me ha ido bien desde que estoy aquí, he experimentado más de una vez, más de una vez por día, siempre, siempre, este sentimiento de bienestar. Me ha costado, pero aquí estoy.

Y ¿qué es lo que me ha inspirado para escribir este post?

Pues los nuevos acontecimientos. Algunos lo sabéis, otros no... pero hace poco empecé a buscar un nuevo piso donde vivir y por cosas que no voy a narrar aquí decidí pararlo y seguir donde estoy ahora. ¿Y qué es lo que pasa entonces? Pues se me abre una puerta (¿y vaya puerta, eh, Alison?).

Me mudo.

¿Recordáis a Diana, la amiga de mi madre que me invitó a cenar? Pues el fin de semana pasado me trajo a cenar a casa de una familia alemana-japonesa donde celebraban una fiesta. Allí conocí a los niños, Sophie (9 años) y Michele (2 añitos). Después de hablar con todos, le pregunté a la madre (Akiko) si necesitaba canguros para los niños, y me dijo que sí. Y así me logré un arubaito (trabajito). Dos minutos después, me ofreció irme a vivir con ellos.

Tienen la casa donde viven, y además están alquilando otro piso que usan para tener espacio de más (pero tenían pensado en prestársela a otros, además, para cuidarlo, porque apenas se pasan por allí) y como imagino que sabían por Diana que estaba buscando un nuevo sitio, me insistieron en irme con ellos (supongo que les caí muy bien, ¡y que fuera la misma mezcla que sus hijos me dio minipuntos extra, jejej!).

Ayer hice de canguro por primera vez a Sophie, y ¡qué bien me lo pasé! Y me quedé a dormir en el piso por primera vez... ¡qué gozadaaaa! Adoro ese piso, me encanta. Es grande, grande, grande (al menos, para una sola persona, jaja). Y las condiciones de vivienda (alquiler y tal) son insuperables.

¡Me mudo el 10! ¡El 10!

Es cuando me pasan estas cosas por las que me alegro mucho, mucho de no haberme rendido nunca, ni durante mis peores momentos.

Como he dicho muchas veces, he luchado mucho para llegar donde estoy ahora.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

En un lugar de Japón, de cuyo nombre no quiero... Ajem, Chiba, y más momentos doramáticos (2) (o 3... no sé xD)

Bueno, no es que me hayan pasado muchas cosas desde la última vez que escribí (que también xD no olvidemos que esto es Japón), sino que más bien no sé qué escribir exactamente.

El fin de semana pasado fue divertido xDDD Para variar... ¡me fui yo para Chiba!

Me encanta la casita de Marina, es súper mona ^///^ y vimos cómo no Anime hasta saciarnos... eso sí, cuando la chica tuvo que irse por la mañana (después de preparar tortitas ^0^) y me quedé sola en su casa y tuve que irme yo sola hasta la estación (que está, por cierto, a al menos 30 minutos a pie... un recorrido demasiado largo como para acordarme)...
Digamos que me perdí xD Tuve que pedirles que me dijeran dónde demonios estaba la estación a unos camioneros, súper majos ^^ Me dibujaron un mapa y todo... es más, me siguieron un rato para asegurarse de que iba por el buen caminoooo. ¡Vivan los camioneros japoneses! ¡Vivaaa!
Encontré la estación y me fui para Chiba xD Y llamé a Jose, porque ese día era el día del Nouryoku Shiken ù_u (Lo fuerte es que ya puedo escribir esos kanjis porque los hemos dado en clase, ojojo).
Y allí quedamos con Marina, Luis (un amigo suyo) y Albert, senpai de la facultad xD No nos reimos ni nada en el karaoke, cantando "dragostea din tei", "la macarena" y "aserejé" xDDDDDDD

Llegué a casa bastante tarde y cansada, pero me lo pasé estupendamente.

Ah, y otra cosa que me pasó xDDDD

Estaba yo volviendo a casa después de la uni, cargando con dos bolsas de supermercado, y me topé con un chico de esos que repanten propaganda. Incliné la cabeza del palo "lo siento, tengo las manos ocupadas, y como no dais pañuelos ni nada parecido tampoco cogería nada, así que baibai"... (sí, un gesto muy significativo) y me para y me empieza a hablar. Que si no soy de aquí, que si de donde vengo, que si donde vivo, que si hablo inglés, que si él quiere aprender inglés, que le dé mi número de teléfono x//D

No, no doy mi número de teléfono a ningún desconocido, así que me zarfé con un "mira, dame tú tu número y ya te llamaré yo" xDD

Japón es súper divertido...

Por cierto, ¡tengo los billetes para irme a Fukuoka, ue!

martes, 2 de diciembre de 2008

Sobre Marina, hospitales y cenas con amigas de la juventud de mi madre

¿Por qué "hospitales"?

xD Pues porque ayer tuve que ir a urgencias... Antes de nada, no os asustéis, ya estoy perfectamente, sana y contenta. ¡Vaya si estoy contenta! Aunque eso se corresponda a la segunda parte de este post, jeje.

Este fin de semana pasado también se quedó Marina, y nos lo pasamos estupendamente. Resumiendo lo que hicimos, fuimos a Tôkyô Dome, a un centro comercial súper cercano donde... ¡¡hay atracciones!! Sí, señores y señoras, ¡atracciones! Es decir: caída libre, montaña rusa, caballitos...
Sólo me monté en la montaña rusa, pero qué miedo... Era de esas que subes, subes, subes... y CAES EN PICADO. Dios, QUE GRITOS xDD Pobre Marina. Fuimos con Robert (que tuvo que quedarse a dormir la noche anterior porque perdió el último tren y nos preparó un desayuno de reyes al día siguiente) y unos amigos de Marina de su uni, súper majos todos.
Luego nos separamos y nos fuimos Robert y yo a buscar un arcade, y luego se nos unió Marina. Sólo habíamos ido una vez a ese sitio, Marina ninguna, y como ambos tenemos un sentido de la orientación PÉSIMO (no es coña, no exagero) no logramos encontrar el arcade que queríamos que tenía un DDR. Hasta que finalmente fuimos recordando cosas, reconstruyendo los hechos de la primera vez y...

¡¡Encontramos en sitio!! xD Qué risa con el DDR, en serio.

Y nada, que esa misma noche me puse súper mala del estómago. No creo que fuera la montaña rusa, sino más bien la cena (Marina dice que no acababa de encontrarse del todo bien), que hizo que me despertara con náuseas y... bueno. Decidí no ir a clase al día siguiente, porque el otro (hoy) tenía examen de kanji (me ha ido bastante bien, por cierto, pese a que era CHUNGO) y me quedé en casa durmiendo.
Me desperté a las nueve con un dolor de estómago insoportable y como estaba sola (porque Georgia y Sara habían ido a clase, majime) me asusté, y bueno, digamos que la situación era lo bastante grave como para hacer que llamara la ambulancia.

En serio, QUE MAJOS lo médicos. Son un encanto.

Después de preguntas y pruebas (por suerte el médico hablaba un poco de inglés) (aunque por suerte entendía bastante lo que me decían, pese a todo) concluyeron que eran calambres en el estómago producidos por aquello que les ocurre a las chicas una vez cada 30 días... vamos, no voy a especificar más. (xDD tampoco hace falta)
Vino Higashi Hitomi-san (la hermana de Shiraishi-sensei) a buscarme y me tumbé en la cama y dormí. Me desperté, hice limpieza en mi cuarto, y volví a dormirme.
Y estudié kanji xD

Hoy (ya me encuentro mucho, mucho mejor), después de clase, había quedado con una amiga de mi madre, Diana, una mujer súper maja. Me invitó a merendar y a cenar... (¡cenamos patatas bravas!, entre otras cosas súper ricas, ya no podía comer más xDDD) y hablamos sobre mil cosas. En serio, esa mujer es un encanto!

Y nada, creo que hasta aquí.