lunes, 29 de diciembre de 2008

El menú de hoy es... Navidé a la japoné (xD)

No, no me estoy riendo de los franceses... Bueno, vale, pero sólo un poco, que se me ha ocurrido y me hace gracia xD No es un título con ánimos de ofender ni nada, ¿eh?

Ajem.

¡¡Estoy en Fukuoka!!

Y, vs el año pasado, ¡esta vez sí que me entiendo mejor con mi familia! xD No es que nos lleváramos mal ni nada, en absoluto, pero ahora entiendo mejor lo que me dicen y podemos tener conversaciones largas e interesantes sin tener que mirar cada dos por tres en el diccionario (y ahora tengo uno electrónico, y eso facilita mucho las cosas, phew).

¿Cómo celebran los japoneses la navidad? Hmm... Pues no lo sé xD Yo lo he celebrado a là Ishikawa. El 24 por la tarde me fui sola a Tenjin (es la parte ciudad-ciudad-topedemetrópolis de aquí) a comprar un par de cosas y el 25 por la mañana...


... ¡¡¡¡Con la familia al Onsen, sí señor!!!


(no es una foto de este año, sino del año pasado, pero era el mismo Onsen -ese día no llevaba la cámara encima)

Antes de que nadie pregunte, no, no era mixto.

Qué gozada... hacía un frío que te morías (porque claro, es DICIEMBRE y estamos al AIRE LIBRE) pero el agua estaba CALIENTE y... **Sachi se derrite**
Vamos, una forma de pasar un 12/25 nueva, original, y ciertamente estupenda. Luego estuvimos haciendo turismo y me quedé luego en casa viendo anime (parece que no, pero todo eso CANSA) xD (ah, y me he dado cuenta de que pese a que como mucho más que antes, la comida es tan sana como dicen porque he perdido un poco de peso xD) (y no soy la única a la que le ha pasado).

Ah, y hoy he averiguado al fin cuáles son los mejores inventos de la historia: la electricidad, la silla, los masajes y los ordenadores. Todo eso culminado en un sólo objeto: la silla-masajeadora. Qué gozada, dios, me temblaban las rodillas cuando me bajé y todo xD

Aaaah, y más cosas sobre mi familia xD ¡Hoy he conocido a otra prima mía! Lo más divertido es muy *dish* xD Es que han venido a casa mi tía con su hija y las dos hijas de ésta (sí, todas mis primas -sólo tengo UN primo, y también- superan los 30 años xD soy la peque) y he tardado como hora y media en darme cuenta de que si era hija de mi tía es que era mi prima.
Nada, que me fui a casa de mi tía (la que digo) y estuvimos las cuatro preparando creppes en un juguete que acababan de recibir las niñas xD estaban ricaaaaas. Y conocí también a mi único primo, un aficionado del golf y de la PSP xD Se nota que es que corre en la sangre de los Ishikawa...

Ajem. Ah, y luego los tíos en cuya casa me estoy alojando temporalmente... (qué forma más rara de decirlo) que tienen dos hijas (primas), y la mayor vive con su family (marido, hijo de 4 y niña de 9 meses) y anoche vinieron y se quedaron a dormir. ¡Qué energía! xD Creo que es que le caigo bien a los niños, porque entre Sophie, Miki, Hiro (el niño), Chiharu (bebé) y Nana e Izumi (las hijas de la prima que he mencionado en el párrafo anterior)... xD me lo paso de un bien...
En serio, cualquiera diría que tengo 20 años.

Es una sensación extraña pero plenamente bienvenida, la de tener "una familia". No me malinterpretéis xD Sabía que existían, lo que pasa es que no los conocía, no sabía ni su nombre ni la existencia de los más pequeños, y ahora verlos, jugar con ellos y saber que compartimos un poco los mismos genes por aquí y por allá... es extraño, pero muy, muy bienvenido.

Y me lo paso genial con todos xD Quiero volver, no me he ido y ya quiero volver ^^

¡¡BAZAAAAI!!

PS. Creo que he vuelto a resfriarme xD

miércoles, 17 de diciembre de 2008

The best fortune

"Bueno, aunque me elijan, siempre puedo decir que no" fue el primer pensamiento que tuve cuando escribí el formulario de solicitud de esta beca. Pese a que no es un pensamiento del que estoy orgullosa, fue lo primero que pensé que me embarcó en esta gran aventura.

Soy feliz.

No sé quién de vosotros sabe qué y cuánto sobre mí, pero ahora puedo deciros a todos, quienes me conozcáis y quienes no, que ahora comprendo lo que significa ser feliz. Por suerte o por desgracia no sólo conozco la dicha (es por no repetirme) sino también la desesperación, la desesperanza, muchos, muchos sentimientos negativos.
Supongo que es por eso por lo que he convertido en una "junkie" de la felicidad.

Ahora soy capaz de sonreír sin motivo alguno. Muchas veces, por la mañana, mientras voy en tren (sí, ese tren llenísimo de gente donde apenas se puede respirar y que por norma la gente detesta) y paso por entre Kawaguchi y Akabane (hay un río enorme y precioso), me llena una sensación de euforia inenarrable. Sin motivo aparente alguno, simplemente me siento embriagada, como si me estuviera ahogando en mi propia felicidad. Y sonrío, sonrío tanto que a veces me pregunto qué demonios estará pensando la gente. Pero ya me ha igual, ¿qué más da?
Y pensar que la felicidad me daba miedo...

... ahora tengo la sensación de que nunca será suficiente. Quiero más, más, más, como si estuviera adicta. Y creo que la felicidad es una adicción de la que no deseo deshacerme. Aunque eso significa que cuando caiga me caeré desde lo más alto y probablemente caiga hacia lo más bajo (ya me pasó), prefiero vivir una montaña rusa de emociones a vivir una vida apagada, gris, monótona, aburrida. No hay nada que me haga sentir más impotente que el aburrimiento.

Aunque duerma poco y mal, aunque los exámenes me vayan mal, aunque me discuta, aunque me frustre, siempre, siempre soy capaz de volver a sonreír a la primera. Sólo tengo que mirar a mi alrededor. He comprendido que estoy enamorada de Tokyo, realmente enamorada de este lugar. Creo que ahora soy capaz de comprender un poco lo que la gente llama "amar la patria" (o como lo llamen, creo que he perdido mi español, jaja).

La primera semana que estuve aquí (madre mía, de eso hace ya 3 meses...) fui a Asakusa con las Wasabi Girls y unos amigos. Allí saqué un OMIKUJI, que son unos palos colocados en una caja (vertical) que tienes que remover, y luego tienes que sacar el palo de un pequeño agujero. Ese palo tiene un número, y luego la miko (sacerdotisa) te da el papel donde está escrita tu fortuna.

Imaginaos mi alegía cuando vi:

THE BEST FORTUNE

Y es cierto.

Aunque no todo me ha ido bien desde que estoy aquí, he experimentado más de una vez, más de una vez por día, siempre, siempre, este sentimiento de bienestar. Me ha costado, pero aquí estoy.

Y ¿qué es lo que me ha inspirado para escribir este post?

Pues los nuevos acontecimientos. Algunos lo sabéis, otros no... pero hace poco empecé a buscar un nuevo piso donde vivir y por cosas que no voy a narrar aquí decidí pararlo y seguir donde estoy ahora. ¿Y qué es lo que pasa entonces? Pues se me abre una puerta (¿y vaya puerta, eh, Alison?).

Me mudo.

¿Recordáis a Diana, la amiga de mi madre que me invitó a cenar? Pues el fin de semana pasado me trajo a cenar a casa de una familia alemana-japonesa donde celebraban una fiesta. Allí conocí a los niños, Sophie (9 años) y Michele (2 añitos). Después de hablar con todos, le pregunté a la madre (Akiko) si necesitaba canguros para los niños, y me dijo que sí. Y así me logré un arubaito (trabajito). Dos minutos después, me ofreció irme a vivir con ellos.

Tienen la casa donde viven, y además están alquilando otro piso que usan para tener espacio de más (pero tenían pensado en prestársela a otros, además, para cuidarlo, porque apenas se pasan por allí) y como imagino que sabían por Diana que estaba buscando un nuevo sitio, me insistieron en irme con ellos (supongo que les caí muy bien, ¡y que fuera la misma mezcla que sus hijos me dio minipuntos extra, jejej!).

Ayer hice de canguro por primera vez a Sophie, y ¡qué bien me lo pasé! Y me quedé a dormir en el piso por primera vez... ¡qué gozadaaaa! Adoro ese piso, me encanta. Es grande, grande, grande (al menos, para una sola persona, jaja). Y las condiciones de vivienda (alquiler y tal) son insuperables.

¡Me mudo el 10! ¡El 10!

Es cuando me pasan estas cosas por las que me alegro mucho, mucho de no haberme rendido nunca, ni durante mis peores momentos.

Como he dicho muchas veces, he luchado mucho para llegar donde estoy ahora.

miércoles, 10 de diciembre de 2008

En un lugar de Japón, de cuyo nombre no quiero... Ajem, Chiba, y más momentos doramáticos (2) (o 3... no sé xD)

Bueno, no es que me hayan pasado muchas cosas desde la última vez que escribí (que también xD no olvidemos que esto es Japón), sino que más bien no sé qué escribir exactamente.

El fin de semana pasado fue divertido xDDD Para variar... ¡me fui yo para Chiba!

Me encanta la casita de Marina, es súper mona ^///^ y vimos cómo no Anime hasta saciarnos... eso sí, cuando la chica tuvo que irse por la mañana (después de preparar tortitas ^0^) y me quedé sola en su casa y tuve que irme yo sola hasta la estación (que está, por cierto, a al menos 30 minutos a pie... un recorrido demasiado largo como para acordarme)...
Digamos que me perdí xD Tuve que pedirles que me dijeran dónde demonios estaba la estación a unos camioneros, súper majos ^^ Me dibujaron un mapa y todo... es más, me siguieron un rato para asegurarse de que iba por el buen caminoooo. ¡Vivan los camioneros japoneses! ¡Vivaaa!
Encontré la estación y me fui para Chiba xD Y llamé a Jose, porque ese día era el día del Nouryoku Shiken ù_u (Lo fuerte es que ya puedo escribir esos kanjis porque los hemos dado en clase, ojojo).
Y allí quedamos con Marina, Luis (un amigo suyo) y Albert, senpai de la facultad xD No nos reimos ni nada en el karaoke, cantando "dragostea din tei", "la macarena" y "aserejé" xDDDDDDD

Llegué a casa bastante tarde y cansada, pero me lo pasé estupendamente.

Ah, y otra cosa que me pasó xDDDD

Estaba yo volviendo a casa después de la uni, cargando con dos bolsas de supermercado, y me topé con un chico de esos que repanten propaganda. Incliné la cabeza del palo "lo siento, tengo las manos ocupadas, y como no dais pañuelos ni nada parecido tampoco cogería nada, así que baibai"... (sí, un gesto muy significativo) y me para y me empieza a hablar. Que si no soy de aquí, que si de donde vengo, que si donde vivo, que si hablo inglés, que si él quiere aprender inglés, que le dé mi número de teléfono x//D

No, no doy mi número de teléfono a ningún desconocido, así que me zarfé con un "mira, dame tú tu número y ya te llamaré yo" xDD

Japón es súper divertido...

Por cierto, ¡tengo los billetes para irme a Fukuoka, ue!

martes, 2 de diciembre de 2008

Sobre Marina, hospitales y cenas con amigas de la juventud de mi madre

¿Por qué "hospitales"?

xD Pues porque ayer tuve que ir a urgencias... Antes de nada, no os asustéis, ya estoy perfectamente, sana y contenta. ¡Vaya si estoy contenta! Aunque eso se corresponda a la segunda parte de este post, jeje.

Este fin de semana pasado también se quedó Marina, y nos lo pasamos estupendamente. Resumiendo lo que hicimos, fuimos a Tôkyô Dome, a un centro comercial súper cercano donde... ¡¡hay atracciones!! Sí, señores y señoras, ¡atracciones! Es decir: caída libre, montaña rusa, caballitos...
Sólo me monté en la montaña rusa, pero qué miedo... Era de esas que subes, subes, subes... y CAES EN PICADO. Dios, QUE GRITOS xDD Pobre Marina. Fuimos con Robert (que tuvo que quedarse a dormir la noche anterior porque perdió el último tren y nos preparó un desayuno de reyes al día siguiente) y unos amigos de Marina de su uni, súper majos todos.
Luego nos separamos y nos fuimos Robert y yo a buscar un arcade, y luego se nos unió Marina. Sólo habíamos ido una vez a ese sitio, Marina ninguna, y como ambos tenemos un sentido de la orientación PÉSIMO (no es coña, no exagero) no logramos encontrar el arcade que queríamos que tenía un DDR. Hasta que finalmente fuimos recordando cosas, reconstruyendo los hechos de la primera vez y...

¡¡Encontramos en sitio!! xD Qué risa con el DDR, en serio.

Y nada, que esa misma noche me puse súper mala del estómago. No creo que fuera la montaña rusa, sino más bien la cena (Marina dice que no acababa de encontrarse del todo bien), que hizo que me despertara con náuseas y... bueno. Decidí no ir a clase al día siguiente, porque el otro (hoy) tenía examen de kanji (me ha ido bastante bien, por cierto, pese a que era CHUNGO) y me quedé en casa durmiendo.
Me desperté a las nueve con un dolor de estómago insoportable y como estaba sola (porque Georgia y Sara habían ido a clase, majime) me asusté, y bueno, digamos que la situación era lo bastante grave como para hacer que llamara la ambulancia.

En serio, QUE MAJOS lo médicos. Son un encanto.

Después de preguntas y pruebas (por suerte el médico hablaba un poco de inglés) (aunque por suerte entendía bastante lo que me decían, pese a todo) concluyeron que eran calambres en el estómago producidos por aquello que les ocurre a las chicas una vez cada 30 días... vamos, no voy a especificar más. (xDD tampoco hace falta)
Vino Higashi Hitomi-san (la hermana de Shiraishi-sensei) a buscarme y me tumbé en la cama y dormí. Me desperté, hice limpieza en mi cuarto, y volví a dormirme.
Y estudié kanji xD

Hoy (ya me encuentro mucho, mucho mejor), después de clase, había quedado con una amiga de mi madre, Diana, una mujer súper maja. Me invitó a merendar y a cenar... (¡cenamos patatas bravas!, entre otras cosas súper ricas, ya no podía comer más xDDD) y hablamos sobre mil cosas. En serio, esa mujer es un encanto!

Y nada, creo que hasta aquí.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

A ese personaje que anda suelto por la red

Hola personaje misterioso que rondas por mi blog,

Ni siquiera voy a preguntarte cómo estás, porque no me importa. Es más, pese a que sospecho, ni siquiera voy a preguntarte tu identidad -ni siquiera voy a verificarla.
Sólo voy a pedirte una cosa.

Los "aburrido" (que, como habrás notado, han desaparecido) que has estado dejando últimamente... SOBRAN.

No porque mis entradas no sean aburridas -seguramente hay muchas que sí lo son- sino porque (me disculparás) me resulta imposible creer que una persona que lee un blog como éste y encuentra que la mitad de las entradas le aburren (todas, al parecer, para ti), continúe leyendo y SE MOLESTE en decir que es aburrido.

Aunque me sorprendería menos aún si dejaras un comentario y me dijeras qué es exactamente lo que te parece aburrido con buenas palabras (crítica constructiva, simpre, siempre bienvenida) o decirme lo mal que te caigo -si es que nos conocemos- e insultarme e intentar humillarme en público (crítica destructiva).

En serio, creo que te resultaría mucho más fácil simplemente no volver a pasarte por aquí.

Claro, eres bienvenido, este es un blog público por internet. Todo el mundo es bienvenido. Pero en serio, si lo odias tanto, hazte un favor: no vuelvas.

Ishikawa, Sachiko

PS. Aunque no tenga mucho que ver con lo que hay escrito arriba: ¡FELIZ CUMPLEAÑOS, ANNE!

martes, 25 de noviembre de 2008

"Marina, Marina, Marina", de no existir una canción con este título, debería escribirse ya.

Este finde me lo he pasado estupendamente, y si debo agradecérselo a alguien es a Marina Calumarte Kelm.

Niña, gracias.

Si un caso, comenzare desde el principio, ¿vale?

Como algunos sabréis y algunos no, mi situación doméstica es mejorable (algún día, ALGÚN día, lo escribiré) pero por suerte vino a verme Marina a Tokyo. Quedamos en la estación (de Tokyo xD) y fuimos a dar una vuelta por la zona. Encontramos un lugar súper chulo para comer y barato, y luego nos fuimos para Akihabara, donde nos entretuvimos con el arcade y buscando como podíamos una plataforma de DDR para el PC (con USB) pero no creo que vendan esas cosas en Japón... ¡¡Si no están en Akihabara, no están en ninguna parte!!
Nos fuimos también a una tienda de manga súper chula, donde Marina se compró toda la colección de Yotsubato por 3.500yenes, y donde encontré el tomo nº3 de Gundam Wing que llevo buscando año y medio aproximadamente... Uu
Nos encontramos con Robert y después con Maiko y con Brandon (el pobre tenía fiebre...). Volvimos a casa y nos quedamos mirando anime y estudiando un poco.

A la mañana siguiente estudiamos un par de horas y vimos unos capítulos de "Ghost Hunt" (tengo que convertir el capítulo 7 a algún archivo que pueda leer mi pc, porque nos quedamos con las ganas). Ah, también desayunamos bollería japonesa (la mejor del mundo, la mejor) y compramos cosas. Como comimos tarde, no teníamos hambre, así que como acordamos, nos fuimos para Shinjuku.
Allí habíamos quedado con un amigo (Kenta-san) que ella había conocido por internet, en no-se-qué página web internacional donde la gente se ayuda mútuamente. Y también quedamos con Robert, y luego finalmente con Rakel y Ferdinand.

¡¡Y para el Karaoke!! Fue genial xD Jo con Marina, la pro del grupo (y lo peor es que, cuando lo desmentía, se lo creía x////D qué monaaa).

Luego viene lo chungo, pues cuando volvíamos, las gafas de Marina... se cayeron de golpe... y se rompieron. CRACK. Por suerte no tiene TANTA miopía... Pero bueno. Al final no-se-cómo seguimos de buen humor y Marina y yo volvimos a casa cantando a pleno pulmón (bueno, ella, yo me partía a su lado) y entramos a casa cantando como dos pseudo-borrachas y...

CRACK.

x///D

Qué cantidad de gente, por dios, qué vergüenza (dejando de lado el tema de por qué invitan a tanta gente y no me avisan, pues nada, ojo por ojo... ¡¡Fieeeeessstaaaaaa!!).

Pero nada, nos encerramos en la cocina, riéndonos, hablando en japo súper-pro (y vacilando xD cosa que odio hacer y que hagan, pero ese día estaba súper quemada) y cantando, súper happy xDDDDD Mortal, mortal.
Marina preparó una receta rusa: creppes con arroz y carne picada... uff, de muerte. Y mientras comíamos mirábamos "Ghost Hunt".

Luego nos fuimos a dormir xD

Ayer nos despertamos temprano porque habíamos quedado con Ryuuta-san, un amigo suyo de la facultad que vino a la UAB hace dos años, un mega-pro del japonés, para que la ayudara con el tema gafas-lentillas. Desgraciadamente, no encontramos nada por Shinjuku. Luego quedamos con Rakel y nos fuimos a Shimbashi a ver a Ayaka, que llegaba tarde, así que nos fuimos a un Starbucks en la estación (llovía a cántaros).
Luego nos fuimos para Odaiba, en el centro comercial, donde Marina, Ryuuta-san y yo comimos (y Aka pidió unos takoyakis ^///^) y nos hicimos unas fotos del Purikura (cuando pueda, subo las fotos =D). Luego...

¡¡Encontramos una óptica!! Buscando, buscando, y riéndonos (xDDDDDD) finalmente encontramos las gafas perfectas para Marina (pese a que lo último que sé de su opinión es que las odia, pero a mí me encanta como le quedan) y se las graduaron en... ¡¡¡¡30 minutos!!!!

Bienvenidos, señores y señoras, al mundo de la EFICACIA.

Y nada, hacia las 18.00 ¡¡Para el Onsen!! Nos dieron unos yukatas, una toalla, y...

x///////D
Qué vergüenza, la toalla era tan pequeña que no nos podíamos cubrir... pero eh, las mujeres japonesas con una naturalidad... xD En serio, eso sería imposible en un país europeo.
Uff... qué gozada el agua. En especial fuera, donde hacía frío y llovía, y el agua estaba súuuper caliente. Pero no aguantamos mucho xD Uff, creo que una mujer se desmayó o algo.

En fin, nos cambiamos y volvimos con prisas a casa... Eran como las 22.30 cuando llegamos, y Marina se encontraba fatal (seguramente por culpa del calor del agua y el vapor y el frío intenso de la lluvia) y se quedó en la cama mientras yo le preparaba arroz con aceite y sal. Se recuperó más o menos y seguimos estudiando hasta las 01.30.

Nos fuimos a dormir y a las 06.10 en pie... Marina tenía que irse TT////TT Me quedé despierta estudiando y en el tren me dormía... xD Dios, se me nublaba la vista por el sueño durante el examen, qué horror.

Nada, que no voy a desvariar más.

Mil gracias, Marina, por estos días tan fabulosos.

sábado, 15 de noviembre de 2008

ACA meetings, Café, Salones Recreativos, Sushi-ya, Momentos doramáticos (2)...

Ya hablé, más o menos, del grupo llamado "ACA" (Appreciation for Culinary Arts). Ahora os hablaré de lo que hacemos.

...
Comer y tomar café e irnos por ahí.
Ala, listos.

No, mentira xDDDD

¿Cómo comenzó todo? Pues es curioso... todo comenzó cuando un día normal y corriente, cuando aún no conocía a muchas personas, después de clase Sara dijo de ir a comer con unos de su clase. Así que ni corta ni perezosa me uní y conocí a Brandon, a Robert y a Ferdinand... Y nos llevamos súper bien, así que seguí yendo con ellos.

Sara y Geòrgia (mis compañeras de piso) prefirieron, a la larga, seguir comiendo en el comedor del edificio número 11, que es en el que van más los estudiantes de intercambio (ryuugakusei). Pero ellos en cambio prefirieron el edificio 2, y a mí también me gustaba más, así que poco a poco... vamos, que ya no voy a comer al 11 (xD). Es que, además, hay más variedad de comida, y lo que más me gusta: hay una terraza y puedes comer allí y puedes ver todo Tokyo a tu alrededor. Es una pasada, en especial en días soleados (aunque no tanto cuando hace frío, jaja).

¡Qué casualidad que Maiko fuera amiga de todos ellos! Maiko, como he dicho, es mi compañera de clase, nos sentamos juntas y hacemos todos los ejercicios juntas (y esta noche se quedará a dormir a mi casa ^0^), así que eso fue aún más divertido.
Luego nos presentaron a Mamiko y a Ayaka, y luego a Saori, las japonesas 100% del grupo, chicas a las que quiero muchísimo porque son majísimas.

Y bueno, no sé cómo surgió la idea de llamarnos los "Warui Gakusei" (lit. "malos estudiantes"). Creo que fue porque un martes me salté la clase de historia (portencialmente somnífera) para irnos todos a un karaoke... sí, ya sé lo que estáis pensando, pero que sepáis que no lo he vuelto a hacer =P (no por falta de ganas, jaja).
Como el nombre no terminaba de gustarnos, buscamos otro. Rakel fue la que tuvo la idea: ACA, y así quedó bautizada. Ayaka es la buchou, la presidenta del club, Brandon el fukubuchou (vicepresidente), Maiko la secretaria, Rakel el miembro de honor (por haber bautizado al club), y yo la tesorera (claro que eso significa que las cenas las tendría que pagar yo, pero nunca llevo suficiente en metálico, así que siempre paga Brandon, jaja, gomen).

Un día, como yo no había probado aún el sushi en Japón (lo habéis oído bien, había pasado más de un mes y aún no lo había probado, OMG) nos fuimos a un Sushi-ya relativamente cerca y barato. Por dos piezas pagabas creo que 75yenes (o dependía, no sé) y... pff...

Estaba de muerte. Brandon fue el más exagerado: comió 30 piezas... xD Pero es que estaba súper rico. Yo comí como unas 15, y mi preferida creo que fue el yaki-shake-ootoro (parte grasa del salmón... uff, en serio, una delicatessen).

Lo más divertido fue la profesionalidad. Estábamos de pie, nos sirvieron un té caliente delicioso (lo mejor para el sushi, sin duda) y allí estaba un hombre delante de nosotros. Teníamos los distintos sashimi, para poder elegir, y un menú en japonés en placas de madera vertical en la pared. Cuando le pedíamos, el hombre, a una velocidad alarmante, cogía el arroz, le daba forma, ponía el sashimi y le añadía las especias si había.
Os juro que nunca en mi vida he probado algo TAN rico.

Y más teniendo en cuenta que estábamos viendo CÓMO lo hacía, lo que lo hacía aún más agradable. El "yaki" (fry) lo hacía con aquello que hacen los que se ocupan del hierro (uff, que gran vocabulario el mío xDUu) que se ponen máscara y tal.. pero sin máscara, claro xD. En serio, la gente le iba pidiendo cosas y él las hacía, se acordaba de TODO, y era súper amable y súper simpático.

Y después fuimos a por café.
Porque ir a tomar café es otra de las actividades preferidas del ACA.

Veréis, Robert y yo somos adictos, así que saben que si hay café nos apuntaremos sí o sí (igualmente nos apuntaríamos, pero saben que el café me hace muy, muy feliz -no, no he superado mi adicción, creo que más bien al contrario- así que creo que... aunque suene un poco pretencioso, creo que lo hacen por mí). A Brandon ni siquiera le gusta el café, pero siempre es él quién nos dice de ir, es todo un detalle. >///< Son todos TAN majos...

El miércoles es el día oficial del ACA. Nos vemos durante el fin de semana igualmente, jaja, pero el miércoles es el ACA Day. Eso es porque los miércoles por la tarde nadie tiene clase y es cuando vamos a comer fuera (de la uni, me refiero) y nos quedamos juntos hasta tarde, y a veces cenamos juntos (casi siempre, creo que siempre xD)

El miércoles pasado fue un día excepcionalmente divertido. Ese día no fuimos a comer fuera de la uni, porque Brandon y Robert iban a venir a mi casa a ayudarme a montar el mueble del Ikea (¡y lo montaron el 20 minutos, FLIPÉ! =D). Tomamos café (Robert y yo) en casa, y Brandon un zumito xD

Luego fuimos "corriendo" (en tren xD) hasta Yotsuya (la estación de la universidad) donde habíamos quedado con Rakel y con Ayaka para ir a comer monjayaki (http://es.wikipedia.org/wiki/Monjayaki). Estaba riquísimo, prepararlo fue súper divertido, y el dueño del restaurante era súper simpático, siempre nos explicaba cosas y nos preguntaba de dónde éramos, etc.

Después de una comida riquísima, fuimos a un centro comercial que estaba muy cerca y donde habían atracciones (no nos montamos). En serio, ese también era dorama total... de haber estado sola, porque el que estuviera con todos ellos me alegraba muchísimo, me lo pasaba súper bien, y no hay nada doramático en ello. Era precioso: la iluminación era fantástica, como "arcos" de luz en los caminos, fuentes iluminadas, bolas de luz enormes, escaparates iluminados... En serio, mirad un dorama ambientado en la navidad, seguramente es súper parecido.

Fuimos a los salones recreativos, para tomarnos unas fotos (ya la colgaré alguna cuando aprenda a hacerlo) en unas máquinas que son como un fotomatón pero con fondos y puedes escribir cosas lueo, y te lo envían al móvil y todo) y porque Rakel quería jugar al DDR (jugó con Aya) y luego jugué yo con Aya y luego con Brandon. También jugué con Robert a un juego que es de dar golpes a un tambor al ritmo de la música (con "Doraemon" =D y otra de "One Piece"... que no me sabía ¬¬Uu).

Fuimos a por café y ellos tomaron un helado, y luego decidimos volver a casa... cuando me llamó Jose =///D Eso era ya el colmo de la felicidad. Y había una fuente y comenzó un espectáculo de luces y agua impresionante, nunca he visto una cosa tan bella como esa...

Ah, y una anécdota x///D, mientras hablaba con él de repente oigo a Brandon ponerse nervioso...
El otro día fuimos a Shibuya todos a comprar ropa, y él se compró esta chaqueta súper chula de cuero (porque le insistimos Maiko, Robert y yo xD)... pues esta chaqueta se "comió" su camisa XD Vamos, lo típico que pasa que tienes que tirar un poco de la cremallera con algo de fuerza...

¡¡Pero no podíamos!! xD Era imposible... ¿os imagináis? Un centro comercial, de noche, iluminados por lucecitas brillantes y de colores, un chico con el pelo medio-largo, con chaqueta de cuero, rodeado de chicas intentado bajarle la cremallera... xDDDDDDDDDDDD MORTAL.
(no, no os imaginéis nada raro ¬¬)

Al final Aya lo consiguió xD (sasuga buchou) y pese a que dijimos de ir a un karaoke (a la *** el examen de gramática del día siguiente, y la conversación que nos teníamos que memorizar XD) decidimos volver. Volví con Rakel hasta Shinjuku, y a partir de allí me fui hasta casa. Llegué que eran pasadas las 23.15, pero estudié igualmente, y lo mejor es que no tardé tanto.

Claro que el examen no me fue tan bien xD Pero bueno, no cambiaría ese día por nada del mundo.

martes, 11 de noviembre de 2008

Días celebres en el mundo, y cómo lo ve Japón

Cuando llegué aquí el día 16 de septiembre a las 09.00 de la mañana... estaba demasiado cansada, así que ni me fijé.

Pero a medida que fueron pasando los días y superé el eterno JetLag, me percaté de que... todo a mi alrededor, en todo barrio importante de Tokyo (léase: Akihabara, Shinjuku, Shibuya, Harajuku) estaba envuelto en un precioso halo... naranja. Efectivamente, todos los escaparates tenían pequeñas figuras que parecían calabazas (niño calabaza x///D) por todas partes.

No estábamos ni a finales de septiembre, y ya se estaban preparando para Haloween.

Uno de mis dulces preferidos son, por supuesto, las galletitas con forma de Koala que se venden en la fiesta mayor de la UAB en las paradas de los clubes de manga... Que aquí hay a patadas y súper bien de precio. Y me sorprendió gratamente que ver que las ya baratas galletas estaban aún mejor de precio si seguían el patrón haloweedeño (aka: en vez de koalas normales y corrientes, iban vestidos de drácula, fantasmas... que los hacían aún más adorables que las galletas convencionales).

En fin, como pasa en todas partes, el tiempo fue pasando y a mediados de octubre...

¿Qué es esto? ¿Dónde fue a parar esa iluminación anaranjada? ¿Por qué lo que me rodea es de un color blanco y azul marino...? ¿Qué ocurre?

Señoras y señores: la Navidad.

Sí, yo me quedé igual. ¿NAVIDAD? Pero si aún no hemos celebrado Halloween, ¿qué demonios pinta la navidad en estas fechas? ¿Por qué hay árboles ya decorados? ¿Dónde fueron a parar las galletitas de halloween, porque veo ahora a Papá Noel y no al Conde Drácula?

Porque, repito, estábamos a mediados de octubre.

Y claro, para cuando llega el día 31 de octubre... digamos que Halloween ya no estaba de moda. Sí, claro, vi pasar a varios personos (error gramatical totalmente intencionado) vestidos de pollos, de Pikachu (Pokémon) y de Chopper (One Piece), la mayoría de ellos gaijin.

Las pocas decoraciones que quedaban el día 31 de octubre fueron silenciosamente removidas para dejar paso a las Navidades.

Sí, ahora Tokyo está totalmente decorado, como lo está Barcelona a principios de diciembre (vamos 8 horas adelantados... no un mes, gracias).

Eso hace que me plantee si acaso cuando estemos en diciembre ya no habrán más árboles de navidad, y más dragones para celebrar el año nuevo chino, y en enero las celebraciones del hanami...

martes, 4 de noviembre de 2008

Daigakusai, Daigaku no Matsuri, Festival (del humor...xD) de la universidad de Sophia y de otras universidades a las que he ido (JIU xD)

Precisamente el fin de semana anterior a la fiesta mayor de la Universitat Autònoma de Barcelona (dicho con acento catalán de pueblo, o de Lleida... tutum), fue el festival de mi universidad aquí en Tokyo.

Eso me alegro muchísimo, no por el sentimiento de causa ni de esfuerzo clectivo por hacer algo todos juntos, colaborando japoneses y estudiantes de intercambio, ni por juntarme con los del MangaBu (xD en serio, ¿MangaBu? Hasta a mí me suena cutre...), sino por algo más sencillo y, admitámoslo, humano.

¡Un fin de semana largo! (4 días) (qué le vamos a hacer, uno se acostumbra y aprecia hasta cinco minutos más de descanso)

Efectivamente, gracias al festival, el viernes no hubo clase (para que los clubes pudieran preparar lo que sea que tuvieran que preparar), y el lunes era el tan apeciado Día Nacional de la Cultura (no hay quién entienda el calendario japonés...) (además, celebramos el Día Nacional de la Cultura, pero Jochi se pasó por el forro el día del Deporte, que era fiesta en todas partes menos en la uni... uff).

Así que... ¡puente! (más o menos)

Viernes: Me desperté temprano para ayudar a los del club de manga a preparar las cosas, aunque realmente no hicimos más que montar y hablar y dibujar y preparar un calendario... (dibujé el mes de agosto ^^) y un par de postales...
Sábado: De 12~16.00 a dibujar a gente. Realmente no vino tanta gente, así que me pasé la mañana coloreando con pinceles profesionales (wow) que vale 300 yenes cada uno... sí, muy, muy caro. (Nota: 300 yenes, 300 antiguas pesetas, más o menos).
Domingo: No fui al club de manga, pero por la mañana me fui con Rakel, Love (su novio) y Lee por Harajuku. Volví a casa y vinieron Maiko, Jenny y Kevin a casa a cenar Spaghetti Raamen (tenemos que explicar la receta en clase, y qué mejor forma de explicar una receta... habiéndola hecho antes ^^).
Lunes: Tenía pensado volver al festival, pero estuve mala la noche anterior. Pero como por la mañana ya estaba como una rosa (fue como muy raro...) decidí seguir con mis planes: ir a JIU (Chiba) a ver a Marina-chan. El trayecto... sabía que era largo... Unas dos horas, como mucho, pensaba. ¡¡Inocente!! La ida: 3 horas, ¡tres!, y por suerte la vuelta dos y media. Llegué a casa a las diez de la noche y claro... a hacer deberes se ha dicho.

En fin, no sé por qué he terminado relatando mi horario, cuando lo que quería era hablar sobre el festival... ajem.

¡¡Una pasada!!

Me sorprendió gratamente ver que las paraditas eran muy, muy animadas y vendías cosas riquísimas, y la gente que llamaba la atención iba vestida... bueno, de una forma bastante particular. Sombreritos, máscaras, capas, disfraces de PIKACHU... etc. (Ah, recordadme que os hable de Halloween, y también del Sushi, que no tiene nada que ver con lo que estoy contando ahora, pero bueno)

Pero claro, me quedé la mayor parte dentro del aula con los del club de manga, así que...

Eso sí, el lunes fui al festival de JIU y debo decir que me moló muchísimo. Es una lástima que fuera ya de noche, me hubiera gustado poder hacer más fotografías. La gente es súper amable y familiar, y el campus es súper mono (Jochi me gusta, pero el campus de JIU es más bonito). Ah, Marina, gracias por el café brasileño, estaba riquísimo. Vimos una actuación de Break-Dance y oímos a varios personos cantar (el error gramatical ha sido aposta, lo prometo). Y Marina y su grupo recibieron un premio (y cómo se emocionaron los senpai, pobres xD) ^////^ Omedetooou. (Marina había hecho una paradita de tortilla de patatas, que donde va, triunfa... ¿de qué me suena esto?)

En fin, y creo que hasta aquí hemos llegado.

Sin duda, los Daigakusai valen la pena.

domingo, 2 de noviembre de 2008

Lo que pasa cuando al principio estás más solo que la una y poco a poco conoces a gente...

Como siempre pasa, cuando vas a un país extranjero sin conocer apenas a una sola persona (y luego descubres que no tenías ni idea, cosa que también ocurrió), al principio siempre estás más sola que la una.
Pero también ocurre (por suerte, a menos que tengas muy, muy mala pata) que poco a poco conoces a nuevas personas y te adaptas y se adaptan y se forma un buen grupo de gente, un buen grupo de amigos.

Me alegra informaros que este también ha sido mi caso, he conocido a gente y tengo un grupo de amigos impresionante.
Tengo ganas de volver a quedar con ellos, y todo (y los he visto esta mañana, jeje).

Para empezar esta la gente de mi clase. Voy a hablaros un poco sobre ellos.

Gente de mi clase:
  • Maiko: Esta chica es medio-japonesa medio-US (Arizona). Es un año más pequeña que yo, pero es increíblemente hábil con el japonés. Es súper guapa, simpática y muy risueña, y tiene muy buen carácter.
  • Kevin: North Carolina, el típico alumno que siempre tiene que hablar en clase y decir la suya, aunque todos nos lo quedemos mirando "¿eing?". No lo comprendo, pero me río mucho con él.
  • Jenny: New York (¡estoy rodeada!), súper simpática. Es con quién menos me llevo, pero me cae súper bien y nos encantan las cosas monas, y queremos ir al spa que hay en O-daiba (ueee).

Gente del club de manga:

  • Elizabeth: No es japonesa, pero se ha criado en Japón, por lo que es una crack. Le encanta dibujar cosas monas y tiene una voz de esas súuuper anime de niña pequeña que me encanta. Es muy simpática.
  • Matsukawa: En realidad es coreano, pero de esas familias que vinieron a Japón nosecuántos años antes y han adaptado su apellido... Habla súuuuper rápido y le encanta tomarme el pelo. Muy sociable.

(es triste, pero no hay nadie más a quién pueda "etiquetar" básicamente porque los he visto unas 4 ó 5 veces en total y hablo con todos un poco, porque es difícil porque sólo hablan japonés... xDUu)

Y finalmente... (last, but not least!), los previously Warui Gakusei (malos estudiantes) y ahora ACA Circle Members (Appreciation of Culinary Arts)...

  • Ayaka: (presidenta). Japonesa, estudia derecho pero quiere ser asistente social. Es un encanto, ¡¡me encanta!! Es súper simpática, atenta y divertida, y nos llevamos de coña. Habla inglés, pero mayormente japonés con nosotros (¡ue!)
  • Brandon Lee: (vicepresidente) De la clase de al lado. Malasio, estudia en Melbourne. Súper divertido y muy social, nos llevamos de coña. Come muchísimo y es súper bueno con el japonés, los gestos, la entonación... flipante.
  • Maiko: xD (secretaria) La misma. Ver arriba para más información.
  • Robert: Alemán, apenas nadie comprende su sentido del humor (yo sí, se parece y me encanta discutir con él sobre cosas sin sentido, xD). Estudia filosofía, pero sabe mucho sobre muchas cosas.

(el resto no son oficialmente de la ACA -claro que tampoco no es nada oficial, jaja- pero forman parte del grupo ^^)

  • Mamiko: ¡¡Fan del manga y del anime!! La he visto poquísimas veces, pero hablamos mucho por mensajes del Facebook. Tengo la sensación de que nos llevaremos de coña.
  • Rakel: Compañera de clase de lingüística de Brandon. Es de Suecia y es súper maja, muy inteligente y muy animada. Es tímida, y muy, muy interesante.
  • Saori: Amiga de Ayaka, trabaja en una cafetería como arubaito... La he visto sólo una vez, pero es súper maja y quiero volver a verla.
  • Ferdinand: No lo conozco mucho, pero sabe mucho japonés y siempre que hablamos nos llevamos bien. De indonesia.
  • Nancy & Katrin: Alemanas, súper otakus, fans del manga y del anime, les encanta el japonés. Nancy es muy fan del ninjutsu y ambas escriben fanfiction.

Así si hablo de ellas más o menos sabréis de quién estoy hablando, jajajaja.

sábado, 1 de noviembre de 2008

Momentos doramáticos (1)

Desde que llegué a Japón me han ocurrido ya varios momentos "doramáticos", tanto que hasta llego a cuestionarme mi identidad.

El de hoy ha sido el colmo, pero me siento tentada a explicaros antes el primero, porque tampoco tiene pérdida.

--

Veamos, el primero ocurrió pocas semanas después de llegar al país nipón. Mi cuarto, pese a que es la que más me gusta de las que hay, carecía de algo de vital importancia para un estudiante: una estantería. Pero claro, la distribución del cuarto me impedía que fuera uno delgado y alto, sino que tenía que ser bajo y ancho. Decidido eso, las de la Wasabi House (mi residencia actual) nos fuimos...

Sí, para el Ikea.

Y me hacía tantísima ilusión ir al Ikea, salir de Tokyo y adentrarme en el distrito de Chiba, que hasta me puse mona: un vestidito, medias, zapatitos...

A lo que yo me pregunto, unas semanas más tarde, "Ishikawa, ¿en qué demonios estabas pensando?" Después de todo, a nadie con un poco de sentido común se le ocurre irse a comprar un mueble para luego CARGARLO con un vestidito, medias y zapatitos... ¿verdad?

Quedó claro que a Ishikawa, una servidora, no le queda ni una pezca de sentido común.

Así que ya me veis, cargando con un peso de quién-sabe-cuántos-quilos-pero-más-de-los-que-puede-cargar-Sachi de Chiba a mi casa, a una hora y pico en tren. Con trasbordo, lo que significa: subir y bajar escaleras.

Admito que deshonestamente acepté la ayuda de un grupo de gente que veía que simplemente no podía con esa cosa (hasta se sorprendieron de que lo intentase) más de una vez y de más de una persona. Pero bueno, incluso ahora, mientras reflexiono, sé que no podía haber hecho otra cosa.

Al menos llegué a casa.

El momento doramático llega ahora (sí, una introducción muy larga, lo sé xD), cuando estaba caminando el último tramo de la estación a casa... Tenía el mueble en horizontal, cogiéndolo con las manos por debajo...

...cuando se cayó, y cuando se cayó se rompió el cartón, y todas, todas las tablas fueron a parar al suelo. ¿Y qué pasa cuando vas al Ikea? Que acabas comprando mil cosas tontas... y claro, entre la bolsa con cosas tontas y el mueble con las tablas por el suelo y los tornillos por el otro lado...

¿Os lo imagináis? Poned una musiquilla doramática de fondo, imaginaos una calle más o menos oscura pero iluminada por farolas, una chica con un vestidito, medias y zapatitos, en medio de la calle, bufando, con una caja rota, tablas por el suelo y cositas tontas en una bolsa colgándole del hombro.

Inceíble, ¿verdad?

--

El segundo más notable, hoy, fue en Shinjuku. Con los cambios de temperatura brutales y un resfriado de hace un par de días, estaba yo en medio de uno de los barrios más grandes de Tokyo. No quería volver a casa después del Daigaku-sai (que explicaré en otra ocasión) pero aún quedaban tres horas para quedar con los demás (a quienes ya describiré en otra ocasión). Así que me fui dando vueltas.

Ahora en Tokyo, no sé si España igual, oscurece ya a las cinco de la tarde. Así que a las cinco estaba tan oscuro como a las 9 de la noche, cosa que únicamente le añadía dramatismo a mi situación. Como estaba súper-empanada por culpa del resfriado, me fui a por un café... pero el Starbucks estaba lleno (por cierto, salí sin haberle puesto azúcar al café, por lo que tuve que volver a entrar después de gritar un ostentoso "Shimatta!", literamente, "¡Acabo de hacer algo de lo que me arrepiento!", también traducible por un suave "¡Mierda!").

Así que salí del Starbucks con la bebida debidamente azucarada y me fui caminando hasta unos bancos que no son bancos, pero que están allí y todo el mundo se sienta (por cierto, había un sitio llamado "Doughnuts & Coffee" que estaba a reventar... había una cola de unas 100 personas, y no estoy exagerando).

Ahora volved a imaginarme, en medio de Shinkuju, todo oscuro, sentada con un café del Starbucks en la mano, suspirando porque había estado pensando en mi novio, temblando de frío (porque sí, hace frío), sola y rodeada de parejas (parecía que mi novio me había dejado plantada), mirando el movil (porque estaba enviando un mensaje) y cuando termino y suspiro... empieza a sonarme "Will of the Heart" de Bleach (una canción instrumental, súper triste).

Cuando me he dado cuenta, me he empezado a reír en medio de la calle.

¿Comentarios?